El aluminio tocó un máximo de seis años el viernes y anotó su mayor avance semanal desde que fue lanzado el contrato actual. Lo anterior, después de que Estados Unidos impuso sanciones a la empresa Rusal, el segundo mayor productor mundial del metal.

Los operadores han hecho todo lo posible esta semana para almacenar aluminio, ante el temor a que la salida del metal ruso del mercado reduzca aún más su disponibilidad.

Las existencias garantizadas de aluminio en la Bolsa de Metales de Londres (LME) —metal disponible para el mercado— cayeron en cerca de 100,000 toneladas, mostraron datos el viernes, casi la misma cantidad que había sido añadida en la víspera.

El aluminio en la LME cerró con una caída de 1.7% a 2,285 dólares por tonelada, después de tocar durante la sesión 2,340 dólares por tonelada, su nivel más alto desde marzo del 2012.

Su avance de casi 12% de esta semana fue el mayor desde el lanzamiento del contrato en su forma actual en 1987, según Reuters.

Sanciones estadounidenses a entidades rusas están golpeando a empresas controladas por el magnate Oleg Deripaska, incluyendo a la gigante de aluminio Rusal.

En tanto, el cobre subió 0.1% a 6,830 dólares por tonelada. El complejo de los metales básicos se beneficiaba en general de un mayor apetito por los activos cíclicos, reflejado en la fortaleza de las acciones.