Los principales inversionistas institucionales de México, entre ellos las administradoras de fondos para el retiro (afores), firmarán un acuerdo con Principles for Responsible Investment, de la Organización de las Naciones Unidas, bajo el cual se comprometerán a apegarse a las mejores prácticas de inversión responsable.

“El Consejo Consultivo de Finanzas Verdes (CCFV) va a invitar a todos los miembros a suscribir el acuerdo para que una vez que lo suscriban, se comprometan a hacer inversiones responsables y si no cumplen serán expuestos”, aseguró Enrique Solórzano, copresidente del CCFV y director general de Sura.

En este sentido adelantó que las grandes afores están en proceso de firmar dicho acuerdo. En Sura “ya estamos preparados para hacerlo, pero lo haremos de manera regional, esperamos que pase en los próximos meses”.

Afore XXI Banorte y Citibanamex están avanzado en el proceso.

El Consejo Consultivo de Finanzas Verdes es una organización que aglutina a 58 instrucciones financieras, entre ellas, afores, aseguradoras, banca comercial, para impulsar el financiamiento de proyectos verdes.

Nueva cultura de negocios

“Apostar por la sostenibilidad no implica acciones filantrópicas, sino una nueva cultura de negocios, en la que los beneficios de hacer este tipo de inversiones son rentables y atractivas, en materia de eficiencia energética, energía renovable, transporte limpio, edificación sustentable y agricultura verde”, mencionó.

Durante la inauguración de la Cumbre Finanzas Sustentables 2019, Enrique Solórzano, explicó que bajo la firma del acuerdo de los Principios de Inversión Responsable de Naciones Unidas, los inversionistas institucionales del país podrán aumentar su comprensión y conocimiento para evaluar mejor los riesgos ambientales, sociales y de gobierno corporativo dentro de sus carteras de inversión.

Principles for Responsible Investment, dijo Solórzano, lleva años elaborando metodologías de análisis de mejores prácticas de inversión sostenible.

Por ello, confío en que el acercamiento entre el organismo internacional y una gran cantidad de inversionistas institucionales contribuirá a aumentar el compromiso para realizar análisis de riesgos en las inversiones y, al mismo tiempo, motivará a las empresas mexicanas a elevar sus esfuerzos por mejorar su huella de carbono.

El directivo añadió que los inversionistas “premiarían invirtiendo más en las empresas que cuiden su huella de carbono. Es una manera de generar un cambio importante”.

Tras su participación espera que la actual administración federal continúe impulsando el cambio a energías limpias.

“El gobierno es consciente de lo que tiene que hacer, pero también está impulsando energías sucias y eso es peligroso”, alertó.