Las acciones de Uber y Lyft subieron fuertemente el miércoles después de que los votantes en California apoyaron una campaña a favor de la llamada “economía colaborativa” para que sus conductores no fueran catalogados como empleados, pese a que existían dudas sobre si estas compañías obtendrán privilegios similares en otros estados.

El martes, los votantes en California respaldaron una propuesta de Uber Technologies, Lyft y sus aliados vinculados a aplicaciones de entregas de comida a domicilio para enmarcar a sus conductores o repartidores en el rango de contratistas independientes, en lugar de empleados.

Según las cifras de California en Estados Unidos, 58% votó a favor de la medida, con el 99% del recuento de sufragios finalizado.

Las acciones de Uber subieron 14.59% en Wall Street a 40.99 dólares, mientras que las de Lyft ganaron 11.28% a 29.19 dólares en el NASDAQ.

Las compañías, junto con firmas similares de la industria como DoorDash, Instacart y Postmates, habían aportado colectivamente 205 millones de dólares para impulsar la propuesta.

La reclasificación laboral de los conductores podría representar unos 392 millones de dólares para Uber y Lyft por separado en costos anuales relacionados a nóminas, de acuerdo a los cálculos de Reuters.

La medida, conocida como Propuesta 22, marca la culminación de años de disputas legales y legislativas sobre un modelo comercial que ha llevado a millones de personas a optar por la conveniencia de pedir comidas preparadas o transporte mediante una aplicación móvil.