Las acciones de la regiomontana Cementos Mexicanos (Cemex) cerraron este lunes con un avance de 2.64% a 15.18 pesos cada una en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), luego de recibir por parte de la calificadora de riesgo estadounidense S&P Global Ratings un alza de perspectiva de negativa a positiva.

Dicho movimiento significa que la calificación de la cementera podría subir en los próximos 12 meses siempre y cuando la firma fortalezca sus flujos de efectivo y liquidez.

Según la calificadora de riesgo crediticio, Cementos Mexicanos ha llevado a cabo una serie de “acciones decisivas" para acelerar su crecimiento y mejorar su rentabilidad.

Incluso, S&P Global Ratings estima este año que la compañía registre su mayor flujo de operación y margen de flujo en una década.

Explica que la efectiva gestión de flujo de efectivo y los esfuerzos por extender los vencimientos de deuda le dan a Cemex amplio margen de maniobra.

La calificación global de largo plazo de la empresa es de 'BB', lo cual significa que aún se encuentra dos escalones por debajo del grado de inversión.

De hecho, recuperar el grado de inversión ante calificadoras crediticias, el cual perdió hace más de una década, es una de las prioridades estratégicas de Cemex.

La industria cementera se ha recuperado este año mucho más rápido de lo esperado por la calificadora de riesgo crediticio.

termometro.economico@eleconomista.mx