Kiev.- El presidente ucraniano Viktor Yanukovich sustituyó al jefe de las fuerzas armadas este miércoles, tras haber anunciado el lanzamiento de una operación "antiterrorista" contra opositores radicales.

En un breve comunicado presidencial, que no brinda ninguna explicación sobre esta decisión, se anuncia que el almirante Yuri Iliin sustituirá a Volodymyr Zamana.

Zamana había expresado públicamente su desacuerdo con Yanukovich a principios de este mes, cuando el mandatario había barajado la posibilidad de decretar el estado de emergencia ante las manifestaciones opositoras en Kiev y otras partes del país.

"Nadie tiene derecho a usar a las fuerzas armadas para restringir los derechos de los ciudadanos", había declarado Zamana.

Iliin, de 51 años, quien ocupaba el cargo de jefe de la Marina, no ha estado en el primer plano desde que se inició la crisis, hace tres meses, pero se lo considera leal a Yanukovich.

Los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes opositores dejaron desde el martes al menos 26 muertos, incluyendo a 10 policías, y unos 240 heridos.

 Ucrania kiev

ANUNCIA RÉGIMEN DE EXCEPCIÓN

El régimen ucraniano anunció este miércoles el lanzamiento de una operación "antiterrorista" contra los grupos radicales, al día siguiente de enfrentamientos que dejaron al menos 26 muertos, entre ellos diez policías, lo que llevó a la UE a blandir la amenaza de sanciones.

El servicio de seguridad nacional, el SBU, anunció un amplia operación antiterrorista en todo el país, arguyendo que "los grupos extremistas y radicales amenazan con sus acciones la vida de millones de ucranianos".

Más de 1,500 armas de fuego y 100,000 municiones han pasado "por las manos de los criminales" desde el martes, sostuvo el SBU, sin dar más detalles sobre las medidas contempladas. En las últimas semanas, la adopción de un eventual estado de emergencia ha sido evocado regularmente en Kiev.

Una inestable calma reinaba el miércoles en el centro de la capital ucraniana. Cientos de personas acudían a Maidán, la plaza de la Independencia de Kiev, último refugio de los opositores al presidente Viktor Yanukovich, con las manos cargadas de provisiones, ropa y medicamentos.

Una frágil barricada separaba a los manifestantes de la policía antimotines, con intercambios intermitentes de proyectiles por ambos lados.

"La próxima etapa es la guerra civil", estimó Igor, de 23 años.

El último balance oficial sobre la violencia en la capital es de 26 muertos y 241 heridos, entre ellos 79 policías y cinco periodistas. Al menos diez policías figuran entre los fallecidos, según el ministerio del Interior.

Por otra parte, un periodista del diario ucraniano Vesti murió tiroteado por desconocidos no muy lejos del lugar de los enfrentamientos, informó su periódico.

Uno de los responsables de la oposición, el ex campeón de boxeo Vitali Klitschko, estimó que sólo la renuncia del presidente podría traer la calma al país.

"La sangre corrió por las calles de Kiev (...). Viktor Yanukovich es responsable del asesinato de ciudadanos pacíficos", dijo el líder opositor en un video publicado en la página web de su partido, Udar.

DUELO NACIONAL

Los incidentes en Kiev se desencadenaron el martes en las inmediaciones del Parlamento. Durante la noche, las fuerzas antidisturbios lanzaron un asalto con una lluvia de granadas lacrimógenas y ensordecedoras sobre Maidán, epicentro de la contestación.

Los manifestantes replicaron con botellas incendiarias.

Por la mañana, el asalto cesó, y los manifestantes y las fuerzas de seguridad permanecían frente a frente, con cascos y escudos por ambas partes, separados por una cortina de fuego, en un paisaje de devastación.

Las tiendas de la zona habían sido pasto de las llamas, al igual que varios pisos de la Casa de los Sindicatos, cuartel general de los manifestantes sobre Maidán.

Yanukovich acusó a los líderes de la oposición de haberse "extralimitado" al instar a una "lucha armada" para hacerse con el poder.

"Estos supuestos políticos trataron de tomar el poder infringiendo la Constitución mediante la violencia y los asesinatos", afirmó el mandatario en un discurso a la nación en plena madrugada, tras una reunión infructuosa con figuras opositoras.

El mandatario decretó además el jueves como día nacional de duelo.

En muestra de apoyo a Yanukovich, Rusia denunció un "intento de golpe de Estado", exigió que los líderes (de la oposición) hagan cesar el derramamiento de sangre en su país y rechazó todo tipo de mediación europea.

Ucrania

AMENAZAS DE SANCIONES

Frente a esta crisis política, una de las peores que atraviesa esta ex república soviética desde su independencia en 1991, la Unión Europea anunció que estudiará sanciones contra los responsables de la represión.

La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, indicó que analizará junto a los responsables de seguridad del bloque "todas las opciones, incluyendo sanciones contra los responsables de la represión y de violaciones de los derechos Humanos" en Ucrania.

Los ministros de Exteriores de los 28 celebrarán el jueves una reunión de emergencia en Bruselas. Antes, los ministros de Relaciones Exteriores de Francia, Alemania y Polonia viajarán por la mañana a Ucrania, según anunció el miércoles el ministro francés Laurent Fabius.

Fabius, el alemán Frank-Walter Steinmeier y el polaco Radoslaw Sikorski, se reunirán en Kiev con el presidente ucraniano, Viktor Yanukovich, indicó a su vez en Varsovia el canciller polaco.

Washington denunció por su parte que la violencia registrada en Kiev es "totalmente escandalosa", por lo que volvió a pedir al presidente ucraniano que frene la escalada de tensión.

Rusia, en cambio, pidió el miércoles a la Unión Europea convencer a la oposición ucraniana cooperar con las autoridades y tomar distancia con las fuerzas radicales, en una conversación telefónica con su par alemán.

La agitación en Ucrania se remonta a noviembre, cuando el gobierno decidió repentinamente suspender las negociaciones de asociación con la Unión Europea (UE) y estrechar las relaciones económicas con Rusia.

apr