Sídney/Washington/París. Estados Unidos anunció una nueva alianza con Australia y Reino Unido para fortalecer las capacidades navales en la región del Indo-Pacífico ante la creciente influencia de China, por la cual dotará a la nueva flota australiana de submarinos nucleares.

El anuncio, realizado el miércoles por la noche en una videoconferencia por el presidente Joe Biden, el primer ministro australiano Scott Morrison y su homólogo británico Boris Johnson, provocó la furia inmediata de China.

China denunció ayer la venta de los submarinos nucleares como "extremadamente irresponsable" y afirmó que "socava de manera grave la paz y la estabilidad regionales".

La decisión también encontró un rápido rechazo de Francia, que ha estado negociando una venta multimillonaria de submarinos convencionales a Australia.

Biden dijo que los esfuerzos en permitir que Australia construya submarinos de propulsión nuclear garantizarán que tengan "las capacidades más modernas que necesitamos para maniobrar y defendernos contra amenazas en rápida evolución".

Los submarinos, enfatizaron Biden y los otros líderes, no estarán dotados de armas nucleares, solo estarán propulsados por reactores nucleares.

Morrison anunció más tarde que Australia también adquiriría misiles de crucero Tomahawk estadounidenses de largo alcance.

Con China construyendo su propia marina de guerra y desafiando décadas de dominio militar estadounidense en Asia, la creación de AUKUS está "destinada a enviar un mensaje de tranquilidad y determinación para mantener una fuerte postura disuasoria", dijo el responsable estadounidense, que habló bajo condición de anonimato.

Morrison confirmó este jueves que Australia no continuaría con el acuerdo para comprar submarinos convencionales de Francia.

París/Bruselas, molestos

Francia, enfurecida, llegó a decir que no hubo comunicación de parte de Washington para informarle sobre el tema.

"No habíamos sido informados antes de que se publicaran las primeras noticias de este acuerdo en la prensa estadounidense y australiana, unas horas antes del anuncio oficial de Joe Biden", aseguró un portavoz de la embajada francesa en Washington.

El ministro de Asuntos Exteriores de Francia tachó el nuevo acuerdo de "puñalada por la espalda".

"Hoy estoy muy enfadado y amargado... Esto no es algo que se hagan los aliados entre sí", dijo Jean-Yves Le Drian.

Washington dijo respondió diciendo  que funcionarios estadounidenses sí mantuvieron contacto con sus contrapartes franceses para discutir sobre (la alianza) AUKUS.