El presidente Vladimir Putin declaró el jueves que los rusos deben abstenerse de ir al trabajo todo el mes de abril, que fue declarado periodo de asueto obligatorio con derecho a sueldo, para luchar contra el coronavirus.

"He tomado la decisión de extender el periodo de días no laborables hasta el 30 de abril", indicó Putin en un discurso, en el que explicó que cada región puede decidir qué tipo de confinamiento es el más adecuado.

"La amenaza persiste. Los virólogos estiman que el pico de la epidemia no se alcanzó en el mundo ni en nuestro país", dijo el presidente en su segundo mensaje difundido por televisión sobre este tema en una semana.

Putin explicó que esta medida debería permitir "ganar tiempo" frente a la epidemia.

Al margen de sitios médicos, comercios de alimentos, farmacias, y negocios de venta de otros productos de primera necesidad, cada región rusa podrá determinar, en función de la situación local, que empresas y organizaciones pueden trabajar.

El presidente ruso volvió a exhortar a la población a mostrar un comportamiento "responsable" y a seguir "las directivas de las autoridades".