Moscú. Ante el avance en la propagación del coronavirus, Rusia extendió medidas de confinamiento de la población a decenas de regiones y endureció las sanciones para todo el que incumpla las reglas.

Según el último balance, en Rusia se detectaron 2,237 casos de coronavirus y 17 decesos, de los cuales, 500 contagios y ocho muertes se registraron en las últimas 24 horas, un récord hasta la fecha.

Uno de los infectados es el jefe médico del principal hospital de Moscú donde se atiende a enfermos de Covid-19, y que la semana pasada estuvo con el presidente ruso, Vladimir Putin quien, según precisó el Kremlin, se encuentra en buen estado de salud.

Las medidas de confinamiento obligatorio aprobadas por el Parlamento ruso afectarán a 51 regiones de las 81 que componen Rusia, es decir, más de 100 millones de personas.

Los habitantes de las regiones confinadas sólo podrán salir de casa para ir a trabajar, por una urgencia médica o para comprar alimentos. Se ordenó el cierre de parques, centros comerciales y restaurantes.

El domingo la capital rusa fue la primera en poner en marcha el confinamiento impuesto. Además, los diputados de la Duma, la cámara baja del Parlamento, adoptaron un paquete legislativo con sanciones reforzadas contra todo el que no respete las “reglas sanitarias y epidemiológicas”.

Una de las medidas prevé hasta siete años de prisión por toda violación de la cuarentena que provoque la muerte de, al menos, dos personas.