Washington. La Casa Blanca envió al Congreso una solicitud bajo la categoría de gasto de emergencia con valor a 4,500 millones de dólares para usarlos en la frontera. En la etiqueta el gobierno de Trump enfatiza que se trata de una “crisis humanitaria y de seguridad” debido al número récord de familias centroamericanas que buscan ingresar a los Estados Unidos.

La solicitud incluye 3,300 millones de dólares para asistencia humanitaria y 1,100 millones para realizar operaciones fronterizas, cifra que representa una escalada dramática en los esfuerzos de la administración para abordar la situación en la frontera de Estados Unidos y México.

El dinero se sumaría a los más de 8,000 millones de dólares que el presidente Trump buscó a través de la solicitud de presupuesto, así como a 6,000 millones en fondos que buscó a través de su declaración de emergencia nacional en la frontera.

Es muy probable que los demócratas miren con escepticismo la nueva solicitud, que se produce justo cuando el presidente Trump se prepara para lanzar su reelección a través de una agenda de inmigración con línea dura.

“La situación se vuelve más grave cada día. El flujo de migración y la crisis humanitaria están abrumando la capacidad del gobierno federal para responder”, escribió el director de Presupuesto en funciones de la Casa Blanca, Russell Vought.

Amenaza de muerte en “ambos lados de la frontera”

En un documento adjunto a la solicitud describe la situación en términos aún más terribles: “Esta crisis está amenazando vidas en ambos lados de la frontera y es diferente a todo lo que hemos visto”.

Vought dijo que es probable que el Departamento de Salud y Servicios Humanos se quede sin dinero para proporcionar servicios de bienestar infantil en la frontera el próximo mes de junio. Si eso sucede, la agencia tendría que desviar recursos de otros programas, cancelaría o reduciría cualquier servicio que no sea necesario para la protección de las vidas humanas y se vería obligada a dejar por muchos días a los niños en los centros de detención del Departamento de Seguridad Nacional, donde supuestamente no pueden permanecer más de 72 horas.

“En el peor de los casos, miles de niños pueden permanecer por largos periodos de tiempo en instalaciones que nunca tuvieron la intención de ser refugios a largo plazo, en lugar de ser transferidos rápidamente a la custodia del HHS”, escribió Vought.

La solicitud también incluye 377 millones de dólares para el Pentágono y la Guardia Nacional para el desarrollo de sus operaciones en la frontera.

Según el gobierno, desde octubre hasta marzo, el DHS ha detenido a más de 360,000 migrantes que cruzan ilegalmente la frontera.