El presidente Donald Trump está considerando nuevamente usar los poderes de emergencia para construir su muro en la frontera con México, sin la aprobación del Congreso, lo que Ccomplicaría las últimas negociaciones bipartidistas sobre inmigración.

“El compromiso del presidente es defender a la nación, y lo hará con o sin el Congreso”, dijo el jefe interino de despacho de la Casa Blanca, Mick Mulvaney.

El cierre parcial, el más largo en la historia de Estados Unidos, terminó el viernes, cuando Trump firmó una medida que dota de fondos para las próximas tres semanas a la administración, mientras continúan las discusiones sobre los fondos que le exige al Congreso para construir el muro.

Trump comentó el fin semana a asesores que declarar una emergencia nacional podría ser su mejor opción ahora, en un esfuerzo para conseguir los fondos para el muro, según cuatro personas involucradas en las discusiones, que no estaban autorizadas para discutir el tema en público.

Una personas cercana a las conversaciones aseguró que Trump se ha visto cada vez más frustrado por la cobertura de noticias sobre la concesión que habría hecho a los demócratas, y presionado por aliados conservadores que lo han alentado a intensificar la lucha.

La consideración de Trump de declarar emergencia nacional se produce cuando comentaristas conservadores lo atacaron y dijeron que se entregó a los principales demócratas el viernes, y que la investigación del abogado especial Robert S. Mueller sobre la interferencia rusa en las elecciones del 2016 se ha adentrado más en el círculo íntimo de Trump.

Las encuestas de opinión pública muestran que el público culpa a Trump y a los republicanos más que a los demócratas por el cierre.

El senador republicano Marco Rubio calificó la posibilidad de una declaración de emergencia nacional como una idea terrible, que refleja una inquietud conservadora generalizada sobre el uso de los poderes ejecutivos para lograr fines políticos. El senador republicano Roy Blunt tuvo una opinión similar.

Sin embargo, otros republicanos dijeron que el apetito del Partido Republicano por usar poderes de emergencia era más fuerte de lo que sugerían otros legisladores como Rubio, debido a la idea generalizada de que la base del partido aplaudiría a Trump por cumplir con su promesa de campaña.

¿Está Trump preparado para cerrar otra vez el gobierno en tres semanas?

“Sí, creo que sí lo está”, dijo Mulvaney a Face the Nation de CBS. “Él no desea cerrar el gobierno, que eso quede bien claro”.

No se sabe si los demócratas cederán.