Ciudad de México. El presidente Donald Trump le niega al presidente electo Joe Biden tener la información diaria que producen las agencias de Inteligencia sobre un mapa de riesgos de Estados Unidos.

La parte más sensible de una transición presidencial estadounidense es la que se refiere a los secretos de Estado, aquellos datos que permite al gobernante anticipar y contrarrestar a sus rivales estratégicos.

La falta de cooperación entre los equipos de Trump y Biden aumenta la debilidad de Estados Unidos frente al mundo, particularmente frente a sus enemigos como lo son China, Irán y Corea del Norte.

También es posible que Trump esté haciendo todo lo posible para activar ese escenario.

La semana pasada cesó al secretario de Defensa y colocó en el Pentágono a cuatro civiles, leales al trumpismo.

Un grupo de militares está preocupado por su comportamiento y temen que antes de dejar la Casa Blanca realice un ataque a Irán y saque a sus tropas de Afganistán en contra de la recomendación de la cúpula militar.

Una de las primeras decisiones que habrá que tomar Joe Biden es sobre el futuro del acuerdo New Start firmado con Estados Unidos.

En Alemania, una parte importante de la clase política ya no desea depender del paraguas nuclear de Estados Unidos después de cuatro años de confrontación diplomática con Estados Unidos. La decisión que tomó Trump de sacar parte de sus tropas de Alemania y haberla llevado a Polonia marca una decisión geopolítica importante enviando el mensaje sobre los nuevos aliados de Estados Unidos. Nadie dice que Trump se quede con el Partido Republicano y buscar la presidencia en el 2024.

Por lo anterior, Alemania estaría por entrar a la carrera de armamento nuclear.