Washington. El presidente Trump arremetió nuevamente en contra del fiscal especial sobre la posible injerencia rusa en las elecciones presidenciales del 2016, Robert Mueller. Calificó a su equipo de trabajo como “una desgracia para nuestra nación” y los acusó, sin pruebas, de amenazar a los testigos para obtener las respuestas que desean.

La queja de Trump, a través de dos tuits, ocurre una semana después de la llegada de Matthew G. Whitaker como fiscal general interino, en sustitución de Jeff Sessions, un movimiento que, según muchos demócratas, es parte de una estrategia cuyo objetivo sería empantanar la investigación de Mueller.

La semana pasada durante una conferencia de prensa, un Trump enojado rechazó una pregunta alusiva al tema y sólo dijo que no había hablado con Whitaker sobre la investigación de Rusia antes de nombrarlo como fiscal interino.

“El funcionamiento interno de la investigación de Mueller es un lío total. No han encontrado ninguna connivencia (con Rusia) y se han vuelto absolutamente locos. Gritan y gritan a los testigos, y los amenazan terriblemente para encontrar las respuestas que quieren. Son una vergüenza para nuestra nación”, escribió el presidente.

Continuó: “Éstas son personas enojadas, incluido el muy conflictivo Bob Mueller, que trabajó para Obama durante ocho años. Ni siquiera mirarán todos los malos actos y crímenes del otro lado. ¡Una cacería total de brujas como ninguna otra en la historia americana!”.

Elegido por Bush

En sus tuits, Trump describió erróneamente los antecedentes del republicano Mueller. Él fue nominado para ser director del FBI en 2001 por el presidente George W. Bush. En 2011, el presidente Barack Obama agregó, a su mandato original de 10 años, una extensión de dos años.

El año pasado, Robert Mueller fue designado como asesor especial por el vicefiscal General Rod J. Rosenstein, quien comenzó a supervisar la investigación sobre Rusia luego de que Sessions se inhibió de la misma debido a conflictos de interés.

La líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (demócrata por California), dijo que consideraba los tuits de Trump como parte de “una campaña que  intenta obstruir la investigación de Mueller”.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, ha estado bloqueando un esfuerzo bipartidista para proteger la investigación de Mueller a través de la legislación, diciendo que no ha visto evidencia de que la Casa Blanca la cerrará.