El presidente Donald Trump dijo el lunes que se está desplegando a miles de soldados fuertemente armados y agentes de seguridad para detener la violencia en la capital de Estados Unidos, y prometió hacer lo mismo en otras ciudades si los alcaldes y los gobernadores no logran recuperar el control de las calles.

"Los alcaldes y los gobernadores deben establecer una presencia abrumadora de fuerzas de seguridad hasta que la violencia haya sido sofocada", dijo Trump la Casa Blanca mientras agentes dispersaban a los manifestantes con gases lacrimógenos a pocas cuadras de distancia.

"Si una ciudad o estado se niega a tomar las medidas necesarias para defender la vida y la propiedad de sus residentes, entonces desplegaré al Ejército y resolveré rápidamente el problema por ellos".

"Van a parecer un montón de idiotas"

Antes, en una reunión con los líderes estatales, el presidente Trump los instó a tomar medidas enérgicas contra las protestas por la desigualdad racial que han sacudido a las principales ciudades del país, mientras las autoridades extendieron el toque de queda con la esperanza de evitar una séptima noche de saqueos y vandalismo.

Los disturbios, que surgieron en momentos en que el país reanuda la actividad económica tras los confinamientos para evitar la propagación acelerada del coronavirus, comenzaron como protestas pacíficas por la muerte de un hombre negro, George Floyd, durante su arresto en Mineápolis el lunes pasado.

El forense del condado de Hennepin determinó que la muerte de Floyd fue un homicidio, informaron medios locales, en línea con los hallazgos de una autopsia independiente ordenada por la familia de Floyd que fue divulgada el lunes y encontró que el fallecimiento se produjo por "asfixia mecánica", es decir, por alguna fuerza física que interfirió con el suministro de oxígeno.

Las revelaciones surgieron después del diálogo entre Trump y los gobernadores.

"Tienen que imponerse", dijo Trump a los gobernadores en una conversación privada a la que tuvo acceso Reuters. "Si no se imponen, estarán perdiendo el tiempo, los van a atropellar, van a parecer un montón de idiotas".

Trump dijo que el gobierno federal tomaría medidas drásticas ante el "muy fuerte" clima de violencia.

Decenas de ciudades en todo Estados Unidos permanecen bajo toque de queda a un nivel no visto desde los disturbios posteriores al asesinato en 1968 del activista por los derechos civiles Martin Luther King Jr. La Guardia Nacional está desplegada en 23 estados y en Washington D.C.

El toque de queda se extendió en Washington D.C., donde las autoridades intentaron contener varios focos de incendios cerca de la Casa Blanca.

Una persona murió durante la madrugada en Louisville, Kentucky, donde la policía y efectivos de la Guardia Nacional se enfrentaron a manifestantes.

Derek Chauvin, el oficial involucrado en el incidente, fue acusado de homicidio en tercer grado la semana pasada, pero fue puesto en libertad luego del pago de una fianza de 500.000 y debe comparecer ante el tribunal el 8 de junio, según registros carcelarios.

rrg