El presidente Trump advirtió al presidente iraní, Hasan Rohaní, que “no vuelva nunca a amenazar a EU” si no quiere “sufrir las consecuencias” históricas.

El mensaje de Trump se produjo después de que el secretario de Estado, Mike Pompeo, dijera durante un discurso en California que el gobierno de Teherán es una “pesadilla para el pueblo iraní”.

“Al presidente iraní Rohaní: nunca más vuelva a amenazar a los estados unidos o sufrirá las consecuencias como las que pocos han sufrido en la historia antes”, dijo Trump en un mensaje repleto de mayúsculas en su cuenta de Twitter.

El mandatario respondía así al presidente iraní que horas antes había instado a Washington “a no jugar con fuego”, ya que empezar un conflicto con Teherán supondría “la madre de todas las guerras” en una ceremonia con diplomáticos.

“No están en condiciones de incitar a la nación iraní contra la seguridad y los intereses de Irán”, dijo Rouhaní, en una aparente referencia a noticias sobre los intentos de Washington para desestabilizar al gobierno islámico de Irán.

El líder del Basij, la milicia islámica del régimen iraní, afirmó que las amenazas del presidente Trump forman parte de una “guerra psicológica” y que este último “no está en posición de actuar contra Irán”, señaló el general Gholam Hosein Gheypur.

“Los que tienen miedo de la guerra psicológica de este presidente loco sabrán que Estados Unidos sólo se contentará con nuestra aniquilación”, agregó.

Irán controla parte del estrecho de Ormuz, el estrecho pasaje para el tráfico de petroleros en el golfo Pérsico.

Trump retiró el pasado mayo a EU del acuerdo nuclear multilateral del 2015 con Irán y volvió a imponer sanciones a Teherán, que entrarán en vigor el próximo agosto y amenazan con hundir la ya maltrecha economía iraní.

Las sanciones más grandes tienen como objetivo cortar prácticamente todo el mercado petrolero de Irán.

El acuerdo nuclear del 2015, firmado por Irán, Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania, limita el programa atómico de Teherán a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales, pero esta contrapartida está ahora en el aire debido a las medidas de Washington.

Trump ha criticado el pacto previo y ha exigido uno más agresivo que limite el programa de misiles balísticos iraní.