El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, apoyó hoy la idea de Alemania de suspender el derecho a voto en el Consejo Europeo (CE) de los países que superen en forma repetida el límite de tres por ciento en sus déficits públicos.

Ante la comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo (PE), Trichet se dijo favorable a la idea de endurecer las sanciones para obligar a los países europeos a mantener el rigor presupuestario y evitar crisis como la que afecta a Grecia y amenaza con contagiar a otros países de la zona del euro.

Debe considerarse un espectro más amplio de sanciones financieras, así como sanciones no financieras y de procedimiento, por ejemplo, requisitos más estrictos de información o incluso la limitación o la suspensión de los derechos de voto , afirmó el presidente del BCE.

En su opinión, las nuevas sanciones deben ser aplicadas de manera inmediata y activarse también en caso de deuda excesiva o contra países que no logren progresos suficientes para equilibrar sus presupuestos, como marca el Pacto de Estabilidad.

Trichet también abogó por la creación de una entidad independiente encargada de revisar los presupuestos de los Veintisiete y establecer diagnósticos seguros sobre la situación real del país , con lo que confía se evitarían nuevos casos de fraude estadístico como el ocurrido en Grecia.

La vigilancia deberá ser cada vez más profunda y detallada para los países que pierden competitividad, ya que una divergencia persistente en este aspecto perjudica tanto a los países miembros como a la unión monetaria en su conjunto , argumentó.

Asimismo, el presidente del BCE llamó a los países de la zona del euro a mostrar una ambición 'a la altura de la unión monetaria de la que hacen parte' al adoptar medidas para corregir sus cuentas.

Hacer parte de una unión monetaria con una divisa que utilizan 350 millones de ciudadanos no implica sólo adoptar la moneda , destacó.

apr