El Tribunal Supremo de India ordenó este miércoles una investigación independiente sobre el presunto uso del programa de espionaje Pegasus por parte del gobierno contra periodistas, opositores políticos y activistas.

India es uno de los países en los que decenas de miles de números de teléfono fueron pinchados por este programa, comercializado por la empresa israelí NSO, según una investigación publicada en julio por un consorcio de 17 medios internacionales y realizada en el marco de la plataforma colaborativa Forbidden Stories, con el apoyo técnico del Security Lab de la oenegé Amnistía Internacional.

La orden sigue a peticiones de particulares que, según el presidente del Tribunal Supremo, N.V. Ramana, "suscitan preocupaciones orwellianas".

El Estado no puede aprovecharse de un "salvoconducto cada vez que el fantasma de la seguridad nacional sale a colación", declaró el tribunal, que encargó a expertos en cibertecnología e informática que examinen las denuncias.

El tribunal aceptó las peticiones porque el gobierno no había emitido "ningún desmentido específico".

Más de los 1,000 números de objetivos potenciales recabados por el programa eran indios, incluyendo los del líder opositor Rahul Gandhi y los de periodistas, activistas y exjueces.

Pegasus permite, cuando está instalado en el celular, acceder a los servicios de mensajería, los datos del usuario o activar el dispositivo a distancia para captar sonido o imagen.