La empresa de capital riesgo Novalpina, propietaria del grupo israelí NSO que protagoniza un escándalo de espionaje, será disuelta, indicó este miércoles a la AFP una fuente conocedora de la operación, confirmando una información del diario Les Echos.

Un gestor internacional externo, que será designado formalmente en las próximas semanas, gestionará en extinción el fondo", aseguró una fuente cercana a la empresa citada por el diario económico.

Novalpina compró en 2019 NSO, conocido por su programa informático Pegasus, que habría permitido espiar los teléfonos de al menos 180 periodistas, 85 activistas de derechos humanos y 14 jefes de Estado, algo que el grupo israelí rechaza.

Su disolución se decidió para poner fin a una "guerra interna" entre dirigentes de la empresa londinense, según una fuente citada por Les Echos.

Pero el rotativo económico aseguró que el escándalo de las escuchas pudo representar la gota que colmó el vaso, máxime cuando la empresa estaba bajo presión de oenegés desde hace tiempo.

erp