Washington. De Atlanta a Los Ángeles, el temor se incrementó entre hispanos sin autorización para vivir en Estados Unidos a raíz de las redadas del fin de semana, de acuerdo con activistas e inmigrantes latinos que creen que podrían ser detenidos.

Organizaciones comunitarias de varias ciudades informaron sobre llamadas de inmigrantes asustados que buscan información y asesoría legal y reportan a agentes uniformados cerca de sus viviendas, según activistas de varias ciudades.

El temor ganó terreno luego que autoridades de inmigración detuvieran a 121 inmigrantes sin autorización, la mayoría padres e hijos, durante un operativo realizado el sábado y domingo en Georgia, Texas y Carolina del Norte.

El secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, ha dicho que continuarán las redadas enfocadas en personas detenidas después del 1 de mayo del 2014 tras cruzar la frontera de manera ilegal, que tienen órdenes finales de deportación y han agotado las posibilidades de regularizar su situación migratoria.

El temor hacia las autoridades preocupó a Bob Menéndez, único senador que integra el bloque de legisladores hispanos demócratas: Lógicamente, estarán aterrorizados y renuentes a denunciar crímenes a la policía mientras se vean obligados a vivir en las sombras de nuestra sociedad , indicó.

Cuatro familias que iban a ser deportadas el miércoles consiguieron un amparo de la Junta de Apelaciones de Inmigración, luego que la coalición de organizaciones legales y pro inmigrantes Proyecto CARA apelara sus casos de asilo. Abogados de inmigración han dicho que algunos casos con órdenes finales de deportación pueden ser reabiertos.

Mientras tanto, 14 guatemaltecos, entre ellos varios niños, arribaron el miércoles a su país de origen acompañados por agentes migratorios estadounidenses.