Biarritz. La llegada del ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, a Biarritz, Francia, se convirtió en la principal sorpresa de la reunión del G7, y parecía ser una iniciativa encubierta del presidente francés Emmanuel Macron, dijo un alto funcionario europeo.

“Sin comentarios”, dijo Trump a los periodistas cuando se le preguntó sobre la inesperada aparición del funcionario iraní.

A las 2:13 de la tarde aterrizó en el aeropuerto de Biarritz (suroeste de Francia) un avión oficial iraní, en el que viajaba Mohamad Javad Zarif, concordaron París y Teherán.

La crisis sobre el programa nuclear iraní fue uno de los temas estelares en la cena del sábado de los líderes del G7, en donde el mandatario francés estimaba haber convencido a sus pares, incluyendo Donald Trump, de exhibir un frente unido.

Ayer por la mañana, el presidente francés anunció que obtuvo un acuerdo de todos, incluyendo de Trump, para hablar a Irán con una sola voz. “Pactamos una comunicación común y una decisión de acción para reconciliar un poco las posiciones”, señaló.

El mandatario francés aseguró que entre los europeos, que quieren permanecer dentro del acuerdo nuclear iraní, y Estados Unidos, que lo rechaza, los objetivos son los mismos: impedir que Irán desarrolle armas nucleares y evitar un conflicto.

Que siempre no

Pero dos horas más tarde, Trump desmintió que los países del G7 hubieran acordado un mensaje común sobre Irán. “No hablé sobre eso”, dijo el inquilino de la Casa Blanca a los periodistas.

Poco después, Macron volvió a hablar ante la prensa y esta vez escogió términos más prudentes. Explicó que “como el G7 es un club informal, no se puede dar un mandato formal a una u otra persona”. Cada país va a seguir actuando”, y añadió que seguirá esforzándose para evitar una escalada entre Teherán y Washington.

Las tensiones sobre el caso iraní han aumentado en los últimos meses después de que Teherán volviera a poner en marcha su actividad nuclear en respuesta a la abrupta retirada de Estados Unidos del pacto nuclear del 2015 e impusiera duras sanciones comerciales a Irán.

Buscar una solución

El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, afirmó que buscar una solución al problema en torno al tratado nuclear es “difícil, pero vale la pena intentarlo”.

“Me reuní con @EmmanuelMacron al margen de #G7Biarritz después de una discusión detallada”, tuiteó Zarif y publicó dos fotos de la reunión. “El camino es difícil, pero vale la pena intentarlo”, añadió.