El Cairo. Siria rechaza "categóricamente" las decisiones adoptadas por la Liga Árabe respecto al estado del país y estima que reflejan "la histeria" de algunos países, según un comunicado distribuido por la embajada en El Cairo.

La organización panárabe decidió suministrar apoyo político y material a la oposición siria y pedirá al Consejo de Seguridad la formación de una fuerza conjunta arabo-onusiana.

"La República árabe siria rechaza categóricamente la decisión de la Liga Árabe", afirmó Yusef Ahmad, delegado permanente de Siria en la Liga Árabe y su embajador en Egipto, citado en el texto.

"Siria ha dicho desde el comienzo que no se sentía concernida por ninguna decisión tomada por la Liga Árabe en su ausencia", añadió.

Las decisiones de la organización panárabe muestran que "el trabajo árabe común y las decisiones de la Liga están confiscadas por los gobiernos de países árabes, a la cabeza de los cuales se encuentran Catar y Arabia Saudita", declaró.

También "demostraron el estado de histeria y de agitación que viven los gobiernos de estos países después de su último fracaso en el Consejo de Seguridad", añadió.

Ahmad denunció intentos de "convertir la toma de decisiones de los árabes en rehén de políticas y de programas de gobiernos árabes destinados a dominar completamente el trabajo árabe común mediante el dinero, el gas y el petróleo, y en colaboración con Estados Unidos y Occidente".

Según Ahmad, Occidente se propone "redistribuir las cartas en la región para imponer una solución al conflicto arabo-israelí que desemboque en la pérdida de derechos y de la tierra".