Damasco. Siria anunció que está dispuesta a asistir a las conversaciones de paz con la oposición previstas para las próximas semanas en Ginebra, al tiempo que un nuevo ataque aéreo en el norte del país mató a decenas de personas, entre ellas muchos milicianos.

El canciller Walid al-Moallem aclaró que Damasco quiere conocer la lista de los grupos de oposición que asistirán a Ginebra y asegurarse de que no haya grupos terroristas presentes.

La agencia noticiosa estatal SANA expuso que Al-Moallem hizo estas declaraciones al margen de una reunión con el enviado de la ONU, Staffan de Mistura. Poco después, activistas de oposición dijeron que una incursión aérea dejó al menos 39 muertos y decenas de heridos.

El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, informó que 39 personas murieron, entre ellos muchos combatientes del frente Nusra, filial de Al-Qaeda en Siria, así como presos en la ciudad norteña de Maaret Al-Numan. Dijo que la zona atacada incluía una cárcel y un tribunal del frente Nusra.

El frente Nusra, una de las corrientes más poderosas del país, se opone a las conversaciones de paz y dice que pretende instaurar un Estado islámico. El grupo combate tanto a las fuerzas del gobierno como el Estado Islámico y algunos grupos respaldados por Estados Unidos.

El gobierno sirio realiza ataques aéreos desde hace años, que según grupos de activistas han matado a miles de personas. Rusia inició su propia campaña aérea el 30 de septiembre con el objetivo, asegura, de debilitar al grupo Estado Islámico y otros terroristas .

De Mistura arribó luego a Beirut y tomó un vuelo a Qatar, dijeron funcionarios del aeropuerto que hablaron bajo la condición reglamentaria de anonimato. Llegó a Siria el viernes y previamente se reunió con dirigentes opositores sirios en Arabia Saudí, que respalda algunos grupos rebeldes que buscan derrocar al presidente Bashar Al-Assad.

La reunión con Al-Moallem fue útil y el enviado de la ONU espera que participen activamente todas las partes relevantes en las conversaciones, dijo su oficina en un comunicado.

El gobierno califica de terroristas a todos los que luchan por derrocar a Al-Assad y ha dicho que las conversaciones deben concentrarse en la lucha contra el terrorismo.

La oposición sostiene que cualquier acuerdo de paz debe incluir la renuncia de Al-Assad.

La ONU exhorta a las partes a reunirse el 25 de enero para tratar de poner fin al conflicto.