Washington.- La Casa Blanca evitó hoy pronunciarse sobre las protestas contra las dos iniciativas de ley que tendría severas implicaciones para el flujo de información en internet y que críticos alegan podría afectar la libertad de expresión.

El vocero presidencial, Jay Carney, reiteró la posición de la administración del presidente Barack Obama respecto a que el proceso en torno a ambas iniciativas sea inclusivo para que cualquier iniciativa recoja "los muchos importantes temas que están en juego".

Las iniciativas, conocidas como Ley para Detener la Piratería en Línea (SOPA) y Ley de Protección de la Propiedad Intelectual (PIPA, por sus siglas en inglés) generaron protestas entre las cuales algunos portales electrónicos suspendieron este miércoles sus operaciones.

Creemos que necesitamos hacer algo sobre la piratería en línea por parte de portales extranjeros, pero de una manera que no afecte la libertad de expresión y la apertura en el internet", dijo Carney en rueda de prensa.

Indicó que frente a esa controversia tanto el Congreso como quienes se oponen a las iniciativas en su forma actual 'necesitan encontrar una solución balanceada'.

"Creo que el proceso se ha beneficiado por el interés expresado por muchas voces que se han hecho escuchar en este tema", dijo Carney al aludir al foro electrónico establecido por la Casa Blanca la semana pasada con el propósito de recoger opiniones al respecto.

La llamada iniciativa SOPA es analizada en la Cámara de Representantes, mientras que PIPA se debate en el Senado.

apr