El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, se unió a los que cuestionaron la afirmación del presidente Trump de que investigadores del FBI infiltraron un informante en su equipo de campaña y dijo a reporteros que él no ha visto “evidencia alguna” en respaldo a dichas afirmaciones.

Ryan dijo pensar que “la valoración inicial de Trey Gowdy es precisa”. Se refería a la semana pasada, cuando el presidente del Comité de Supervisión y Reforma del Gobierno en la Cámara de Representantes dijo en Fox News que “el FBI hizo exactamente lo que mis conciudadanos querrían que hiciera”, al investigar la información según la cual ciertos asesores de campaña de Trump tenían nexos sospechosos con Rusia “y que esto no tiene nada que ver con Donald Trump”.

“Creo que la valoración inicial del presidente Gowdy es precisa”, dijo Ryan, quien agregó que “tenemos que seguir investigando. Estamos esperando varias solicitudes más de documentos. Tenemos que revisar varios documentos más. Todavía tenemos varias preguntas sin respuesta”.

Trump empezó a sostener que el FBI estaba embarcado en una “cacería de brujas” que es “peor que Watergate” a partir del mes pasado, luego de que el director del Comité de Inteligencia del Congreso, Devin Nunes, exigió que funcionarios de alto nivel del FBI y el Departamento de Justicia lo notificaran sobre la fuente confidencial del FBI que tuvo contacto con miembros del equipo de su campaña presidencial.

Tras los comentarios de Ryan , el presidente del Comité de Inteligencia del Senado, Richard Burr, también republicano, dijo a CNN que también respalda la opinión de Gowdy sobre la evidencia.

“Creo que la descripción de Trey Gowdy del proceso fue correcta”, expresó Burr.

Ryan replicó cuidadosamente asimismo la aseveración que Trump hizo esta semana de que, como presidente, tiene derecho a perdonarse a sí mismo en caso de que surja evidencia de delito durante las indagatorias del fiscal especial Robert Mueller, que intenta determinar si hubo coordinación entre su campaña y Rusia para afectar los resultados de las elecciones presidenciales.

“No conozco la respuesta técnica para esa pregunta”, dijo Ryan. “Pero obviamente creo que la respuesta es que él no debería estar por encima de la ley ni nadie lo está”.

La de Ryan no fue la primera reacción en el seno del Partido Republicano. “No creo que el presidente necesite ningún consejo para perdonarse a sí mismo. Obviamente, él sabe que no es algo que debería hacer”, expresó en rueda de prensa el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell.