En Moscú, el vocero del presidente Vladimir Putin, Dmitry Peskov, dijo que el gobierno se encuentra analizando el nuevo escenario que enfrenta su país ante las expulsiones de sus diplomáticos en más de una decena de países, para tomar “medidas de represalia”.

“Ya lo anunciamos y reconfirmamos, Rusia nunca ha tenido ninguna relación con este caso” (el referente al exespía ruso atacado en Reino Unido), señaló Dmitry Peskov a un grupo de periodistas. “Nos guiaremos por el principio de reciprocidad”. Putin aprobará personalmente las represalias después de que se elaboren las recomendaciones, dijo el vocero.

Peskov no respondió una pregunta de un reportero sobre el impacto que tendrán las sanciones que tomó Trump respecto a “las perspectivas para una cumbre Rusia-Estados Unidos”, informó la agencia de noticias Tass. El Kremlin dijo, la semana pasada, que Putin y el presidente Trump habían discutido una próxima reunión a través de una llamada telefónica. Trump le comentó a Putin que se reunirían “pronto”. Sin embargo, altos funcionarios del gobierno han dicho que no hay planes para llevar a cabo una cumbre.

Llamada desde la secretaría de Estado

El embajador de Rusia en Estados Unidos, Anatoly Antonov, reveló que fue convocado al Departamento de Estado para ser informado sobre las expulsiones. Quien se lo informó fue Wess Mitchell, secretario de Estado adjunto para Europa. En respuesta, dijo Antonov, “destacó que lo que Estados Unidos, con las decisiones que anunció, está destruyendo es lo poco que queda de las relaciones entre Rusia y Estados Unidos”, según informó la agencia rusa Interfax.

En Twitter, la embajada rusa en Washington invitó a responder una encuesta: “¿Si dependiera de usted, qué consulado de Estados Unidos cerraría en Rusia? San Petersburgo, Vladivostok y Ekaterimburgo”.