El embajador ruso en Londres dijo que Gran Bretaña tiene una trayectoria de violaciones del derecho internacional y que no se puede confiar en su investigación del envenenamiento de un exespía ruso en su territorio.

El embajador Alexander Yakovenko expresó que Rusia “no puede dar por sentada la veracidad de las palabras británicas” y acusó al Reino Unido de tener una “mala trayectoria de violaciones del derecho internacional y de mentirle a la comunidad internacional”.

“La historia revela que es necesario verificar las declaraciones británicas. Exigimos plena transparencia en la investigación y plena cooperación con Rusia”.

Por otra parte, el Kremlin calificó de “totalmente repugnante” la declaración del secretario del Exterior británico, Boris Johnson, en la que comparó la Copa del Mundo en Rusia con las Olimpiadas de Múnich de 1936, bajo el régimen nazi.

Dmitry Peskov, vocero del presidente ruso Vladimir Putin, rechazó la declaración de Johnson, a la que califico de “totalmente repugnante” y de “indigna del ministro del Exterior de cualquier país”. Mencionó que las palabras de Johnson eran “ofensivas e inaceptables”.

Amenaza

La primera ministra británica, Theresa May, advirtió contra la “amenaza rusa” a su llegada a una cumbre con sus pares europeos, a quienes pedirá apoyo contra Moscú por su presunta implicación en el envenenamiento de un exespía ruso en suelo británico.

“La amenaza rusa no respeta fronteras”, advirtió May en Bruselas, donde abogará a favor de una posición firme de la UE en condena al ataque contra el exespía.