Ginebra. Rusia declaró el martes que apoya la inclusión de todos los partidos opositores de Siria en las conversaciones de paz, inclusive dos agrupaciones islamistas radicales, mientras tropas del gobierno sirio retomaban una aldea en el norte con la ayuda de bombardeos rusos.

La agencia oficial de noticias de Siria, SANA, reportó la captura de Hardatnín, al norte de Alepo, mientras en Ginebra el representante de la ONU, Staffan de Mistura, inició un segundo día de diálogos al recibir una delegación del gobierno sirio por segunda vez desde el viernes.

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, cuyo país junto con EU ha sido clave para organizar el diálogo, dijo que Rusia cree que todos los partidos opositores en Siria deben participar en las negociaciones con la excepción del grupo Estado Islámico y el Frente Nusra que está afiliado a Al Qaeda.

Explicó que la inclusión del Ejército del Islam y del Ahrar al-Sham, grupos extremistas islámicos, se debe a una visión realista de la situación en Siria, pero aclaró que tal participación no implica un reconocimiento como interlocutores legítimos para un acuerdo de paz.

Lavrov reiteró la opinión de Moscú de que esas dos agrupaciones, que cuentan con apoyo saudí, son grupos terroristas y que cualquier representante de ellos en las negociaciones debe comprometerse a poner fin a la violencia y respetar la integridad territorial de Siria.