Davos. EL PRESIDENTE de Irán, Hassan Rouhani, manifestó ayer que su país tiene una voluntad seria para llegar a un acuerdo que resuelva las dudas internacionales sobre su programa nuclear, pero que no renunciará a lo que él llamó tecnología pacífica o accedería a reglas que tratan a Irán de manera diferente a otras naciones con conocimientos nucleares.

Rouhani habló en el Foro Económico Mundial el tiempo que Irán entra en seis meses de intensas negociaciones con las potencias mundiales para definir los límites de un programa que Estados Unidos, Israel y otros países sospechan que tiene como objetivo la construcción de una bomba nuclear. Su discurso y una ronda de entrevistas con los medios suizos dan continuidad a una notable renovación de la imagen de Irán en el extranjero, liderada por el sonriente clérigo multilingüe, quien ayer llamó a su filosofía política moderación prudente .

Estamos listos para llegar a un acuerdo, indicó Rouhani. Por supuesto, éste es un camino largo, tortuoso y difícil. Sin embargo, si aún somos serios al respecto y mantenemos la voluntad, podemos sacarlo adelante , abundó.

Las palabras hacen eco del tono cauteloso del presidente de EU, Barack Obama quien dio una posibilidad de 50% de éxito al acuerdo el mes pasado y el secretario de Estado, John Kerry. Las declaraciones de Rouhani sobre las ambiciones nucleares de Irán también fueron familiares.

Declaro firme y claramente que las armas nucleares no tienen lugar en nuestra estrategia de seguridad y que Irán no tiene la motivación para avanzar en esa dirección , afirmó Rouhani en un breve discurso que fue seguido por las preguntas de un moderador. Rouhani no fue específico acerca de si tendría cualquier acercamiento con Israel y fue vago sobre lo que Irán podría hacer para ayudar a resolver la guerra civil en Siria.