Washington. El Estados Unidos de Joe Biden alzó por primera vez la voz ante Israel sobre el tema de la colonización, al criticar "firmemente" el anuncio de la construcción de más de 1,000 nuevas viviendas en las colonias judías de Cisjordania ocupada.

"Estamos profundamente preocupados por el proyecto del gobierno israelí", declaró el vocero de la diplomacia estadounidense, Ned Price.

"Nos oponemos firmemente a la extensión de las colonias, que es totalmente contraria a los esfuerzos para reducir las tensiones y garantizar la calma, y afecta las perspectivas de una solución de dos Estados, israelí y palestino”, agregó.

El Estado hebreo anunció el domingo planes para construir 1,355 nuevas viviendas en colonias judías de Cisjordania, territorio ocupado por Israel desde 1967, una decisión denunciada por los palestinos.

Estos nuevos alojamientos deben sumarse a las alrededor de 2,000 viviendas anunciadas en agosto por las autoridades y que debían obtener esta semana luz verde definitiva del Ministerio de Defensa.

"Estimamos que todo esfuerzo que busca legalizar retroactivamente los asentamientos ilegales es inaceptable", dijo Price, al asegurar que funcionarios estadounidenses dieron a conocer estas posturas "directamente" a sus homólogos israelíes.

Otros tiempos

Es una de las posiciones más firmes tomadas por Estados Unidos respecto de la colonización israelí en los territorios palestinos desde la llegada del presidente Joe Biden a la Casa Blanca a principio de año.

Su predecesor, Donald Trump, adoptó una posición más indulgente y multiplicó los gestos hacia Israel y el entonces primer ministro, su "amigo" Benjamin Netanyahu.

Su secretario de Estado, Mike Pompeo, incluso modificó en 2019 la doctrina estadounidense y afirmó que Washington dejó de considerar las colonias como contrarias al derecho internacional.