Una gran mayoría de republicanos dijo por primera vez que la guerra en Afganistán no ha valido la pena, según un sondeo de The Washington Post y ABC News, el cual llega mientras la continua presencia de EU en ese país se convierte en un punto clave de la discordia en las elecciones presidenciales de este año.

Los resultados de la encuesta probablemente presentarán un desafío para el principal candidato republicano, Mitt Romney, quien ha dicho durante su campaña que el objetivo en Afganistán debe ser derrotar a los talibanes en el campo de batalla.

El presidente Obama dio un paso atrás de ese objetivo durante su revisión de la estrategia en el 2009 y ha fijado el final del 2014 como la fecha de salida de todas las fuerzas de combate estadounidenses de ese país.

En general, la encuesta del Post y la ABC refleja un país cansado de la guerra después de más de una década de lucha en Afganistán, y hasta finales del año pasado, un despliegue militar que duró casi nueve años en Irak.

El apoyo público de las operaciones bélicas estadounidenses en Afganistán ha caído a su punto más bajo, con sólo 30% de los encuestados que considera que la lucha ha valido la pena.

Desde la invasión en el 2001, casi 2,000 soldados estadounidenses han muerto y más de 15,000 han resultado heridos en Afganistán. Según la encuesta de ambos medios, dos tercios de los estadounidenses piensan que la guerra no ha valido la pena, lo que iguala las evaluaciones públicas más negativas de la guerra contra Irak.

Pese a que la política exterior ha sido un tema periférico en la campaña presidencial, los resultados de la encuesta ponen de relieve la dificultad que enfrentaran Obama y Romney para explicar su dirección en política exterior a un electorado cada vez más cansado de la guerra.