Los buzos indonesios recuperaron este lunes una caja negra y localizaron la segunda en aguas del mar de Java, en donde el avión de AirAsia se estrelló el 28 diciembre, indicaron las autoridades locales.

La caja recuperada, que grabó las conversaciones en la cabina del avión AirAsia, fue descubierta abajo de la parte del ala del Airbus A320-200, cuyos restos se encuentran en el fondo del mar, reveló el director de la Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate de Indonesia, Bambang Soelistyo.

Sin embargo, precisó que los cuerpos de socorro no han podido llegar al lugar donde recibieron la señal de la segunda caja negra.

El dispositivo quedó alojado debajo de escombros muy pesados, y que los buzos estaban luchando para llegar a esa caja negra, situada a una profundidad de 32 metros.

El jefe del Comité Nacional de Seguridad del Ministerio del Transporte de Indiana, Mardjono Siswosumarno, explicó que a partir de las frecuencias emitidas, las grabaciones de la cabina fueron descubiertas.

"Esas señales llegaban desde el fondo del mar a menos de un kilómetro de donde se encontró la cola del avión", sostuvo el jefe de la Marina de Malasia, Abdul Aziz Jaafar en su cuenta oficial de Twitter.

Los datos de vuelo y las grabaciones de voz en la cabina son cruciales para ayudar a determinar la causa del accidente aéreo. Las investigaciones iniciales sugieren que el mal tiempo fue un factor contribuyente.

El vuelo QZ8501, con 162 personas a bordo, se estrelló en el mar de Java, cerca del estrecho Karimata, cuando cubría la ruta desde Surabaya, Indonesia, a Singapur el 28 de diciembre pasado.

En la búsqueda, que ha involucrado a equipos de Estados Unidos y buques navales chinos, se han recuperado 48 cuerpos hasta el momento.

Supriyadi señaló que muchos cuerpos podrían estar atrapados en el fuselaje, por lo que llegar a esa parte de los restos del avión también era una prioridad.

erp