Madrid.- El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, pidió comprensión y paciencia, tras doce meses abrumado por el insoportable aumento del desempleo, la recesión y el estallido social.

En su edición de este domingo, el diario español El País aseguró que para Rajoy, sólo hay una política posible, la austeridad en el gasto público, pero pese a todos los sacrificios hechos en los últimos meses, las previsiones para 2013 son más desempleo y recesión.

El rotativo dio a conocer que el pasado día 3 de este mes, el mandatario se reunió con los líderes de los principales sindicatos españoles, Cándido Méndez, de la Unión General de Trabajadores (UGT) e Ignacio Toxo, de Comisiones Obreras (CCOO).

Expuso que por un momento, los sindicalistas piensan que Rajoy les ha convocado para anunciarles que va a pedir el rescate a Europa, pero se equivocan.

En la conversación de más de dos horas, el presidente sostuvo que Alemania, primer poder de la Unión Europea, no quiere que España pida el rescate porque Angela Merkel teme someterse al veredicto del Parlamento alemán.

Además, para Rajoy existe la posibilidad de que algún país diga que no y como se necesita unanimidad, después de hacer el gasto no habría ningún rédito.

Los sindicatos entienden esas explicaciones, pero piensan que hay otra razón política de más peso: si España pide el rescate, el presidente del Gobierno sentirá que ha fracasado.

Destacó que Rajoy ha llegado hasta aquí sin oxígeno, pues en su primer aniversario como presidente, hay 500 mil desempleados más, un déficit imparable, una recesión firme y un empobrecimiento general.

"Su imagen pública está llena de arañazos; los españoles desconfían de su capacidad para gestionar la salida de la crisis, según todas las encuestas, lo que se suma a que las protestas en la calle no cesan desde que el gobierno del Partido Popular (PP) manda en España", abundó.

Expuso que los servicios públicos esenciales se deterioran por la reducción de gasto público que ha impuesto; ha rebajado el salario a todos los trabajadores con una subida del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), y a tres millones de funcionarios les ha quitado la paga extra de Navidad.

El País hizo hincapié en que es el primer presidente de la democracia que ha sufrido dos huelgas gen

erales en menos de 12 meses, y tiene en pie de guerra a médicos, profesores, jueces, abogados y artistas.

Recordó que el líder del PP asumió hace casi un año la dirección suprema de un país enredado en la crisis, con un desempleo insoportable de más de cinco millones de parados, un déficit fuera de control de 90 mil millones de euros (más de 118 mil millones de dólares en 2011 y un clima social endiablado.

"El presidente vive desde entonces atrapado en un dilema: su palabra o la realidad. Un año después, ha conseguido incumplir casi todas sus promesas y tomar decisiones contrarias a sus principios irrenunciables con el único afán de buscar una salida al túnel. Pero España sigue a oscuras", concluyó.

lgl