Las autoridades federales de inmigración en Estados Unidos anunciaron ayer que desecharán el formulario actualmente usado por los inmigrantes para solicitar la ciudadanía estadounidense, y lo sustituirán en 90 días con un formulario más largo y más complejo que incluye numerosas nuevas preguntas sobre los vínculos del solicitante con grupos terroristas, genocidio, milicias, prisiones y entrenamiento militar.

Los funcionarios migratorios indicaron que los cambios se realizaron en parte para cumplir con las nuevas leyes estadounidenses encaminadas a luchar contra el terrorismo y los niños militantes y, en parte, para hacer que el formulario fuera más eficiente y fácil de procesar. A pesar de que ahora tiene una extensión de 21 páginas en lugar de 10, los funcionarios indicaron que un espacio considerable es ocupado por gruesos códigos de barras en cada página.

Sin embargo, un número de organizaciones que ayudan a quienes poseen una green card a solicitar la ciudadanía se quejó de que los cambios podrían intimidar a la gente para no aplicar, especialmente aquéllos con inglés limitado y quienes podrían tener dificultades para entender las nuevas preguntas.

Algunas son largas, complejas y utilizan numerosos términos técnicos.

En un momento en el que todos tratamos de naturalizar a tantas personas como sea posible, esto va a ser mucho más laborioso, lento y desalentador para algunas personas , afirmó Eric Cohen, director ejecutivo del Centro de Recursos Legales para Inmigrantes en San Francisco. Expuso que su grupo había sugerido que algunas preguntas se formularan de manera más clara, pero que los funcionarios migratorios no aceptaron el consejo.

Nos preocupa que la nueva forma afectará a las poblaciones vulnerables a las que servimos , comentó Jean Atkinson, de la Red Católica de Inmigración Legal, con sede en Silver Spring, Maryland, que ayuda cada año a más de 10,000 inmigrantes legales de bajos ingresos a convertirse en ciudadanos. Es seguro afirmar que el nivel de inglés que requiere es significativamente más alto que el nivel requerido para pasar el examen de ciudadanía .

Desde el 2008, un promedio anual de 750,000 inmigrantes con green card, conocidos formalmente como residentes legales permanentes en Estados Unidos, se han convertido en ciudadanos naturalizados, según las estadísticas del gobierno estadounidense. La gran mayoría, alrededor de 100,000 por año, proviene de México. Otros países con más de 20,000 inmigrantes al año, que se convierten en ciudadanos, son China, India, Filipinas, El Salvador, Cuba y Vietnam.

Muy pocos ciudadanos naturalizados vienen de países asociados con el terrorismo, como Yemen (unos 1,000 por año desde el 2008) y Sierra Leona (1,800 por año). Sin embargo, la Ley de Reforma de Inteligencia y Prevención del Terrorismo del 2004 y la Ley de Prevención de Niños Soldados del 2007 exigen que los funcionarios obtengan pruebas suficientes para decidir si todas las personas nacidas en el extranjero dentro de EU pueden ser excluidas de inmigrar permanentemente.