Un grupo bipartidista de senadores esbozó ayer lunes una propuesta radical para reformar las leyes de inmigración de Estados Unidos, con el argumento de que ha llegado el momento de arreglar lo que ellos llamaban nuestro deteriorado sistema de inmigración .

En una conferencia de prensa conjunta, cinco de los ocho senadores que introducirán el plan lo presentaron como un esfuerzo no sólo para resolver la situación de millones de inmigrantes ilegales que viven en la sombra de la sociedad, sino también para modernizar y racionalizar el sistema legal de inmigración.

Tenemos un largo camino por recorrer, pero este modelo bipartidista es un gran avance , expuso el senador demócrata, Charles Schumer. Expresó su esperanza de que el Senado podría aprobar el proyecto a finales de la primavera o el verano.

El senador republicano, John McCain, prometió que la reforma no repetirá los errores de 1986 , cuando un programa de amnistía legalizó a millones de inmigrantes ilegales, pero creó las condiciones para la entrada ilegal de muchos millones más.

Los otros miembros de los ocho que presentaron la propuesta son los demócratas Richard Durbin, Robert Menéndez y Michael Bennet, y los republicanos Lindsey Graham, Marco Rubio y Jeff Flake.

La Casa Blanca tomó ayer la propuesta sobre la reforma migratoria, pero se abstuvo de prometer la firma del presidente Obama, al indicar que la legislación actual sobre el tema aún no se ha redactado.

Es un conjunto de principios que reflejan los del Presidente , manifestó ayer el secretario de Prensa de la Casa Blanca, Jay Carney, en rueda de prensa.

Éste es el comienzo de un proceso, al menos en términos legislativos, que debe ser elaborado, sometido a votación y, espero, firmado por el Presidente. Él se siente alentado por el progreso que hemos visto por parte de ambos partidos en el Senado y espera con interés trabajar con los miembros de ambas lados , abundó Carney.

El líder de la mayoría del Senado, el demócrata Harry Reid, definió al marco como un primer paso positivo y se comprometió a hacer todo lo posible para ayudar a que se apruebe una ley bipartidista en el Senado este año.

En un discurso en el Senado, Reid expuso: La verdadera prueba de nuestro liderazgo en el Congreso será la de aprobar un proyecto de ley integral . Agregó que el Congreso debe buscar una reescritura completa de las leyes de inmigración -no proyectos de ley individuales que reescriban parcialmente secciones del código. Aseguró que la acción bipartidista es vital.

Por otro lado, el líder de la minoría en el Senado, el republicano Mitch McConnell afirmó que arreglar el sistema de inmigración y mejorar la seguridad fronteriza constituye un objetivo crucial que nuestra nación tiene que abordar . Pero no respaldó plenamente el nuevo marco y llamó al Senado a aprobar leyes a través de su estructura de comisiones normal para permitir que los senadores de ambos partidos contribuyan a este esfuerzo.

La declaración de principios, revelada por el grupo, incluye un camino a la ciudadanía para aquellos que residen ilegalmente en el país, mayor seguridad fronteriza y reformar el sistema de inmigración legal.