Poco después de que el presidente Donald Trump despidiera a su director del FBI en mayo pasado, convocó a la Oficina Oval al director interino de la agencia de investigación con el objetivo de conocerlo.

Ambos intercambiaron bromas pero en pocos minutos, Trump, según varios funcionarios actuales y otros que ya no están en la Casa Blanca, le hizo una pregunta a Andrew McCabe: ¿Por quién votaste en las elecciones del 2016?

Andrew McCabe respondió a Trump que no votó, de acuerdo con los funcionarios, quienes hablaron bajo condición de anonimato.

Trump, dijeron los funcionarios, también reprochó a McCabe los 500,000 dólares que recibió su esposa de parte del entorno de Hillary Clinton para su fallida campaña del 2015 al Senado de Virginia, a la que concurrió como demócrata.

McCabe encontró la conversación con Trump “inquietante”, dijo un ex funcionario estadounidense.

Dentro del FBI, funcionarios familiarizados con el  encuentro expresaron su frustración y una persona dijo que la conversación entre Trump y McCabe es objeto de estudio del fiscal especial Robert Mueller, encargado de la investigación sobre la presunta injerencia rusa en los comicios del 2016 y los posibles contactos de la campaña del ahora presidente con el Kremlin.

Dispuesto a testificar

Trump comentó estar dispuesto a entrevistarse “bajo juramento” con Mueller.

“Estoy deseando que llegue. Lo haría bajo juramento. Me encantaría hacerlo lo antes posible”, afirmó al ser preguntado por un grupo de periodistas en la Casa Blanca. Trump indicó  que espera hablar con Mueller en las próximas dos o tres semanas, pero advirtió que los detalles los tienen sus abogados.

El presidente también dijo que no recuerda haber preguntado a McCabe por quién había votado en las elecciones del 2016.