Buenos Aires. Fuerte rechazo de organismos de derechos humanos provocó un fallo de la Corte Suprema de Argentina que, por primera vez, benefició con una reducción de la pena a un exrepresor culpable de crímenes durante la última dictadura (1976-1983). El máximo tribunal otorgó al agente paramilitar, Luis Muiña, el beneficio llamado dos por uno, lo que permite computar por un día de prisión preventiva dos de encarcelamiento efectivo.

La presidenta de la organización humanitaria Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, denunció que la resolución deja abierta la posibilidad de que los represores condenados por delitos de lesa humanidad queden en libertad .

Casi 700 militares y policías han recibido condenas por crímenes desde que se derogaron en el 2003 las leyes de amnistía.