Caracas. El Parlamento venezolano censuró al expresidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, como mediador en la crisis política, al considerar que el dirigente socialista sirve a los intereses del mandatario Nicolás Maduro.

Por sólo 10 votos (53 contra 43), la mayoría decidió que el expresidente no vuelva a ejercer como mediador entre el gobierno y el antichavismo, al considerar que “ha demostrado en reiteradas oportunidades su incondicional parcialidad en favor de los intereses autocráticos del gobierno nacional”.

La votación evidenció amplias divergencias dentro de la oposición en torno a Rodríguez Zapatero, quien medió en un fallido diálogo entre el gobierno venezolano y la oposición a finales del 2017 y principios de este año.

Voluntad Popular (VP), partido del preso político Leopoldo López, presentó su propia propuesta para destrabar el callejón sin salida al que había llevado a la oposición el bloque 16 de junio, conformado por los seguidores de la exdiputada María Corina Machado y el exalcalde exiliado Antonio Ledezma, que inicialmente pretendía declarar a Zapatero persona non grata. Primero Justicia (PJ), principal partido de la Unidad Democrática, y La Causa R se unieron a los dos anteriores para sacar adelante la resolución final.

“Zapatero está descalificado como vocero y como mediador. Cuando un mediador toma partido hacia una de las partes, la otra se resiente”, dijo el parlamentario Américo de Grazia.

Las conversaciones llevadas a cabo en República Dominicana fracasaron al no lograrse un acuerdo de garantías para las elecciones presidenciales.

Tras la ruptura de esos acercamientos, la oficialista Asamblea Constituyente adelantó los comicios para el 20 de mayo del 2018 (debían celebrarse en diciembre de este año) y Maduro fue reelegido hasta el 2025.

Los principales partidos de oposición decidieron boicotear las elecciones, desconocidas por gran parte de la comunidad internacional.