Miles de "chalecos amarillos" se manifestaron en París y organizaron concentraciones en otras partes de Francia en las que exigieron la renuncia del presidente Emmanuel Macron. La de la capital gala fue una jornada violenta, y numerosas tiendas de marcas de lujo fueron destruidas o saqueadas en la emblemática avenida Campos Elíseos, donde se registraron fuertes enfrentamientos entre la policía y el movimiento de los “chalecos amarillos”. Se reportan al menos 237 detenidos y 60 heridos leves.