Osama Bin Laden estaba preocupado por atacar a Estados Unidos por sobre todos los demás objetivos, una fijación que le llevó a tener serias fricciones con sus seguidores, según los expertos encargados de analizar el cúmulo de materiales obtenidos del complejo del líder de Al-Qaeda.

Por lo pronto, se descubrió que Bin Laden estaba obsesionado por llevar a cabo un ataque el 11 de septiembre, a 10 años de la tragedia de las Torres Gemelas.

En jornales escritos a mano y en largas disertaciones contenidas en discos duros, según los expertos, Bin Laden estaba obsesionado por encontrar una forma de replicar el impacto del más devastador de los ataques de Al-Qaeda.

Continuamente exhortaba a sus seguidores a buscar formas de reclutar a no musulmanes que están oprimidos en Estados Unidos , particularmente afroamericanos y latinos, y a finalizar un plan de ataque para conmemorar el décimo aniversario de los ataques del 11 de septiembre.

A pesar de estar recluido dentro de un complejo de cemento en una ciudad pakistaní, Bin Laden funcionaba como un capo del crimen jalando cuerdas desde una prisión, enviando mensajes con regularidad a los subalternos en quien más confiaba, así como consejos estratégicos a filiales en muchos países, incluyendo a Al-Qaeda en Yemen.

Algunos seguidores le reiteraban su lealtad, pero otros rechazaban su exhorto de seguir enfocados en EU, en vez de lanzar ataques menos riesgosos en sitios como Yemen, Somalia y Argelia.

Una semana después de haber obtenido uno de los mayores arsenales de datos sobre un grupo terrorista en la historia, los expertos que los descifran explican que están aprendiendo más sobre Osama y la burocracia de Al-Qaeda que sobre las localizaciones de planes específicos de ataques.

En su conjunto, el paquete de datos, así como la ausencia de cualquier intento aparente de Bin Laden de resguardar la información, revela un documentado perfil nunca visto del líder terrorista.

Bin Laden se volvió flojo y complaciente , comenta uno de los expertos quien, como los demás, pidió el anonimato. No creo que él haya pensado que se iba a encontrar con su creador en esa casa. No hizo ningún preparativo para escapar o para destruir el cúmulo de información que tenía en su poder . El arsenal incluye 110 dispositivos flash de almacenamiento de datos, varias laptop, discos duros portátiles y otros dispositivos digitales, además de papeles con escritura árabe que están siendo descifrados en un complejo secreto de la CIA en el estado de Virginia.

Inicialmente los expertos se están enfocando en entradas recientes con palabras clave, como los nombres de ciudades en Estados Unidos, así como los líderes de Al-Qaeda.