Pedro Pablo Kuczynski anunció su renuncia a la presidencia de Perú, alegando que recibió ataques de la oposición que le impidieron gobernar, un día antes de una votación en la que los legisladores debían decidir si lo destituían tras acusarlo de corrupción.

En un mensaje grabado en una sala del palacio gubernamental junto a su gabinete que fue difundido por la televisora oficial, Kuczynski dijo que los ataques de la mayoría legislativa se presentaron “desde el primer día de gobierno” y eso creó un clima de ingobernabilidad que hizo “enorme daño al país y no permite avanzar”.

La Junta de Portavoces del Congreso de la República acordó aceptar la renuncia del presidente, según informó Mario Mantilla, primer vicepresidente del parlamento, durante una conferencia de prensa. Sin embargo, hoy jueves debatirán en el pleno y mañana votarán todos los diputados.

De acuerdo a la ley, una que el Congreso acepta la renuncia, el poder se transferiría al vicepresidente Martín Vizcarra, que se desempeña como embajador de Perú en Canadá.

Antes de la transmisión del mensaje de Kuczynski, un exbanquero de Wall Street de 79 años fue visto saliendo por la puerta trasera del palacio de gobierno hablando por teléfono celular y rodeado de un pequeño grupo de asistentes que lo aplaudieron y abrazaron antes de subirse a una camioneta con vidrios polarizados.

Kuczynski “es incapaz de realizar una autocrítica”, dijo Héctor Becerril, vocero del mayoritario partido opositor Fuerza Popular, tras escuchar el discurso de despedida del presidente.

Enemigos en el Congreso

Pedro Pablo Kuczynski llegó al Congreso el 28 de julio del 2016 para la asunción presidencial y no imaginó que a sus 77 años pasaría los 601 días más intensos de su vida. Grave equivocación porque debió hacerlo.

“Enfilados hasta los dientes, los 73 legisladores de Fuerza Popular ni siquiera lo aplaudieron cuando entró. La media sonrisa de la presidenta del Congreso, Luz Salgado, al momento de colocarle la banda presidencial también era un aviso”, escribe el analista político Pablo Vilcachagua en el diario Perú 21.

El partido Fuerza para el Cambio tenía 73 curules frente a los 18 de Peruanos Por el Kambio.

Sus primeros 100 días fueron una especie de letargo, sin aspavientos ni ataques mayores. Lo demostraba 60% de apoyo en las calles y el número hasta resultaba mayor del que había sido elegido.

¿Por qué presentó su renuncia?

El presidente Kuczynski anunció su renuncia un día después de que se presentaran cuatro videos en los que se muestra un presunto intento de compra de votos por parte de sectores ligados al oficialismo, a cambio de que legisladores no apoyaran un nuevo pedido de destitución programado para hoy.

El procedimiento de destitución inició hace meses cuando salieron a la luz documentos sobre pagos por 782,000 dólares que recibió la consultora privada de Kuczynski, Westfield Capital, por parte de la brasileña Odebrecht hace más de una década. Algunos de los pagos fueron recibidos cuando el exinversionista era primer ministro y secretario de Economía del gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006).

Aunque nadie ha demostrado que cometiera un delito, los defensores de su destitución afirman que debió revelar los pagos y consideran que ni siquiera fue capaz de reconocer un conflicto de intereses, es decir, aceptar que se trató de un problema ético.

En diciembre, el Congreso peruano llevó el caso al pleno y faltaron ocho de los 87 votos necesarios para destituir a Kuczynski.

Videoescándalos

En uno de los videos, se observa al funcionario de gobierno Fredy Aragón explicándole al legislador de Fuerza Popular, Moisés Mamani, que podía ganar mucho dinero en proyectos de infraestructura si estaba del lado del oficialismo. “Es increíble cuánta plata se gana sin mover un dedo, el tema es que tú te hagas amigo del Ejecutivo (...) de una obra de 100 millones (de soles que son, aproximadamente, 560 millones de pesos) que te caiga 5% no más (...) tienes cinco palitos sin mover un dedo”, dice Aragón en la grabación difundida en el Congreso.

En otro video se ve al legislador Kenji Fujimori, hermano de la líder opositora Keiko Fujimori y aliado del gobierno tras el indulto que Kuczynski le otorgó a su padre, comentándole a Mamani que a quienes votaron “a favor de la vacancia les han cerrado las puertas”, en referencia al fallido intento de destitución presidencial de diciembre. Otro video muestra al abogado de Kuczynski dictándole a Mamani el celular del ministro de Transportes.

La semana pasada la situación del mandatario se agravó cuando un informe de la Unidad de Inteligencia Financiera, que reporta operaciones sospechosas, indicó que, entre el 2004 y el 2017, Kuczynski había recibido 3.4 millones de dólares de dos consultoras que, a su vez, habían recibido dinero de Odebrecht. Kuczynski inició su gestión en el 2016, tras vencer en segunda vuelta a Keiko Fujimori.

El vicepresidente Martín Vizcarra asistirá al evento del viernes y ese mismo día podría convertirse en presidente.

“Me he desempeñado dando lo mejor de mí, a pesar de la constante obstaculización y ataques desde el primer día de gobierno”, comentó Kuczynski al despedirse.

las huellas de la constructora

  • Marcelo Odebrecht exdirector ejecutivo de la constructora brasileña Odebrecht admitió haber pagado entre el 2004 y el 2013 unos 4.8 millones dólares a dos firmas ligadas Kuczynski, cuando era funcionario del gobierno del expresidente Alejandro Toledo.
  • Odebrecht confirmó que la constructora realizó, entre el 2006 y el 2011, aportes a las campañas de los peruanos Ollanta Humala y Keiko Fujimori; también admitió haber pagado en México, Venezuela, Perú y Brasil.
  • Exejecutivos de Odebrecht testificaron ante la justicia de EU que la Oficina de Operaciones Estructuradas —el brazo operativo en el caso de corrupción— realizó pagos por unos 29 millones de dólares en Perú entre el 2005 y el 2014.
  • El exjefe de Odebrecht en Perú, Jorge Barata, aseguró en febrero pasado a fiscales peruanos que la firma entregó dinero para las campañas electorales del mandatario Pedro Pablo Kuczynski.