Pahoa.- Equipos de emergencia ordenaron a los residentes de Hawái que abandonen sus hogares luego de que se abrieron dos nuevas grietas cerca del volcán Kilauea, casi una semana después de que comenzó una serie de enormes erupciones.

A los habitantes del vecindario Lanipuna Gardens, en el sudeste de la Isla Grande se les informó que había un "peligro inmediato".

"Los residentes (...) están pasando por un momento muy difícil. Pedimos su comprensión. Pedimos su ayuda", señaló la Agencia de Defensa Civil de Hawái en una alerta.

El Kilauea comenzó el jueves a escupir chorros de lava que alcanzaron hasta 90 metros de altura. Muros de roca fundida destruyeron casas en el rincón sureste de la isla, mientras gases volcánicos mortales emergen de las grietas en la tierra.

A unas 1,700 personas se les ha ordenado salir de sus viviendas. No se han reportado muertos o heridos graves, pero las dos nuevas grietas -las número 13 y 14- se formaron el martes y comenzaron a emitir gases tóxicos, dijo la agencia.

Un total de 36 estructuras se han incendiado por la lava, que puede alcanzar temperaturas de hasta unos 1,100 grados Celsius.

La lava ha estado burbujeando alrededor de los cuatro kilómetros de grietas que los funcionarios han advertido que se están extendiendo lentamente hacia el este.

El viernes, el rincón sureste de la isla fue remecido además por un potente sismo de 6.9 en el flanco sur del volcán, el más poderoso desde 1975, y se han pronosticado más sismos y erupciones. El volcán Kilauea, uno de los más activos del mundo, ha estado en erupción casi constante desde 1983.