Washington. Los congresistas demócratas de la Cámara de Representantes impulsaron el nuevos cambios a un proyecto de ley sobre gastos de emergencia para la frontera sur, pero el gobierno de Trump sostuvo que son inaceptables, y los líderes del Partido Republicano en el Senado dijeron que no los apoyarían.

La legislación que votó la Cámara de Representantes modifica el proyecto de ley del Senado con cambios que incluyen un límite de 90 días en que los niños pueden estar en instalaciones de retención; menos fondos para la agencia de Inmigración y Control de Aduanas, y una disposición para asegurar que los legisladores puedan visitar las instalaciones que albergan a niños sin previo aviso.

El choque partidista dejó en duda si el Congreso podría aprobar un proyecto de ley final para abordar la crisis humanitaria en la frontera antes de salir de vacaciones.

Sin alguna toma de decisión al respecto, la agencia responsable de cuidar a los niños no acompañados se quedará sin dinero en cuestión de días, y las condiciones para los menores bajo custodia de Estados Unidos empeorarán.

Otras agencias también están colapsadas y carecen de fondos, ya que un gran número de centroamericanos que intentan llegar a territorio estadounidense han abrumado al sistema. Algunos migrantes han muerto durante el viaje, mientras que algunos niños están siendo retenidos, algo que los observadores describen como “condiciones miserables”.

El proyecto de ley del Senado, que asciende a 4,600 millones de dólares, y que fue aprobado por 84 votos a favor y ocho en contra el pasado miércoles, incluye un fuerte apoyo para la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, que cuida a niños no acompañados.

La presidenta de la Cámara de , Nancy Pelosi, describió los cambios como “un imperativo moral”. “Queremos que los niños tengan todo lo que necesiten lo antes posible”.

Píldora venenosa

“El proyecto de ley de la Cámara aún tiene píldoras venenosas que son inaceptables y simplemente tienen la intención de liberar ilegales en Estados Unidos”, comentó un alto funcionario de la administración Trump.

El reloj apremia. El 3 de julio iniciará el receso vacacional.