Washington. Agentes del Servicio Secreto arrestaron a una mujer china, después de que lograra sortear las zonas de seguridad del resort del presidente Trump en Florida. Ocurrió durante el pasado fin de semana. La mujer llevaba consigo dos pasaportes y una memoria USB con software malicioso, según documentos judiciales.

El incidente renueva las preocupaciones que rodean a la seguridad del presidente durante sus frecuentes estadías en su Club Mar-a-Lago, ya que el club permanece abierto para los socios e invitados cuando el presidente está allí.

Yujing Zhang se acercó al primer punto de control de seguridad de Mar-a-Lago el sábado, poco después del mediodía y les dijo a los oficiales de seguridad que iba ir a la alberca.

“A Zhang se le preguntó si el socio del resort era su padre, pero ella no dio una respuesta concreta”, revela la denuncia penal presentada por el agente del Servicio Secreto Samuel Ivanovich.

“Zhang, además, tampoco respondió con claridad cuando se le preguntó si estaba allí para reunirse con alguien. Debido a un problema con el idioma, un trabajador del resort pensó que ella era pariente del socio Zhang y le permitió ingresar a la propiedad”.

El presidente estuvo esa tarde jugando golf, pero no hay indicios de que la viera o interactuara con ella.

¿Evento de naciones Unidas?

Una recepcionista se acercó a Zhang y le preguntó la razón por la que se encontraba allí.

“Después de que se lo preguntaran varias veces, Zhang finalmente respondió que estaba allí para asistir a un evento de la Asociación Americana de las Naciones Unidas y Estados Unidos en la noche”, señala el reporte judicial. “La recepcionista sabía que el evento no existía”. El agente Ivanovich le formuló varias preguntas; a una de ellas Zhang supuestamente dijo que había llegado temprano al evento para “familiarizarse con la propiedad y tomar fotos”.

Zhang presentó documentación indicando que era la invitación. Como estaba en chino el agente no le entendió.

Los agentes del Servicio Secreto llevaron a Zhang a un lugar diferente para entrevistarla, momento en el que se volvió verbalmente agresiva, según el documento del cargo.

Durante el segundo interrogatorio a Zhang, ella afirmó que su amigo chino Charles le dijo que viajara desde Shanghai a Palm Beach, Florida, para asistir a este evento e intentar hablar con un miembro de la familia del presidente sobre comercio.

Zhang llevaba cuatro teléfonos celulares, una computadora portátil, un disco duro y un USB que contenía “malware malicioso”, según la denuncia penal.

A Zhang se le acusa de dar declaraciones falsas a un oficial de la ley federal y de ingresar a un área restringida.