Dos helicópteros del Cuerpo de Marines chocaron en el aire en una zona remota del desierto de California durante un ejercicio nocturno, lo que causó la muerte de siete infantes de Marina en uno de los accidentes más graves durante un entrenamiento militar en años.

El accidente que involucró a tropas del Camp Pendleton se produjo a las 8 de la noche del miércoles cerca de las Montañas de Chocolate a lo largo de la frontera con Arizona e involucró a un helicóptero AH-1W Cobra con dos tripulantes y a un helicóptero utilitario UH-1 Huey que llevaba a los otros cinco, anunció ayer el teniente Maureen Dooley, de la base aérea Miramar en San Diego.

Seis de las víctimas eran de Camp Pendleton, la mayor base en la costa oeste, y uno pertenecía a la Marine Corps Air Station en Yuma, Arizona. Sus identidades no serán dadas a conocer hasta que sus familias hayan sido notificadas.

El AH-1W lleva una tripulación de dos personas, un piloto y un artillero, y está considerado como el principal helicóptero de ataque de la Infantería de Marina. El UH-1Y, que remplaza a la vieja versión del Huey, utilizado por primera vez durante la guerra de Vietnam, lleva una tripulación de uno o dos pilotos, un jefe de tripulación y a otros miembros de la tripulación dependiendo de la misión.