Davos. El mundo vive una tormenta perfecta al enfrentar la mayor ola de migración después de la Segunda Guerra Mundial, el terrorismo del que se ha culpado a desplazados y el racismo, advirtió William Lacy Swing, director general de la Organización Internacional para la Migración.

En una de las 10 sesiones del Foro de Davos, dedicadas a la migración y el racismo, enfatizó que 65 millones de personas se han visto forzadas a migrar en los últimos dos años; 23 millones solamente han encontrado la posibilidad de volverse refugiados.

Los otros 42 millones son desplazados. Estos números tienen que ver con los ocho conflictos armados complejos de los que no se ve modo ni esperanza de solucionar en el mediano plazo ; están encendidos en Nigeria, Chad, Libia, Yemen, Somalia, Sur de Sudán, Irak, Afganistán y Siria, precisó.

En sus países de origen hay violaciones de derechos humanos, seria erosión de autoridad y baja gobernabilidad. Migran tratando de huir de esta descomposición. Pero el problema no se queda en el territorio que dejan atrás. Pues los países receptores, tienen que asumir nueva responsabilidad para garantizarles trabajo, cuidados de salud y recientemente, ayuda humanitaria pues en muchos puntos del mundo, desde que llegan, son sospechosos de terrorismo.

Yasmina Filali, presidente de la Fundación Oriente y Occidente, asegura que hay países que están trabajando para lograr una integración, como Francia y Holanda y, casos evidentes y claros, como Estados Unidos, que ya no están dispuestos a aceptar la migración.

Asimismo, Maina Kiai, especialista en derechos humanos y libertad de las Naciones Unidas, dijo que el fenómeno migratorio es mundial y mencionó uno de los más desarrollados, el de América Latina hacia Estados Unidos y Canadá, donde llevan años, al menos desde la década de los 80, sufriendo tensión y vejaciones en los derechos humanos mínimos.

Para Simone Boll, investigadora de Foro Económico Mundial, existe temor de que el terrorismo se expanda; el caso actual de Siria es un ejemplo. Después de cinco años de guerra civil, la mitad de los 22 millones de sus habitantes se encuentra desplazado o refugiado. Algunos de ellos han aprovechado para atentar en Europa.

[email protected]