A través de la Secretaria de Relaciones Exteriores (SRE), el gobierno de México lamentó que el gobernador de Texas, Greg Abbott, promulgara sin aviso previo al público una ley contra las llamadas ciudades santuario.

En un comunicado, la cancillería aseguró que la Ley SB4 contiene elementos que podrían ser lesivos para los derechos de las personas mexicanas y de origen mexicano que viven en Texas, pues representan casi una tercera parte de su población total. La dependencia mexicana sostuvo que medidas de este tipo criminalizan aún más el fenómeno migratorio, fomentan actos de discriminación racial y reducen la colaboración de la comunidad migrante con las autoridades locales.

Ante ello, aseveró que dará seguimiento puntual a la implementación de la Ley SB4 y que mediante los 11 consulados de México en Texas mantendrán informada a la comunidad sobre sus alcances.

Estos son algunos de los puntos más importantes de la iniciativa que entrará en vigor a partir del 1 de septiembre:

1.- Esta ley permite a la policía preguntar por el estatus migratorio de cualquier persona que detengan por causas tan variadas como un delito, una infracción de tráfico o cruzar la calle de forma imprudente.

2.- Si un oficial no cumple con un pedido de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), incurrirá en un delito menor y aquellos que no acaten la ley se pueden enfrentar a perder su cargo, multas y hasta un año de prisión si es condenado.

3.- Multas económicas. Las entidades que no cooperen con el ICE recibirán una multa inicial de al menos 1,000 dólares. (Las siguientes multas pueden ascender a más de $25,000 dólares.)

4.- Las universidades, que también se han sumado al concepto de santuario para proteger a sus alumnos, ya no podrán impedir que sus funcionarios cooperen con ICE o que entren al campus.