Londres.- La organización de ayuda humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF) instó el martes a las farmacéuticas GlaxoSmithKline y Pfizer a recortar el precio de sus vacunas para el neumococo a 5 dólares por niño en países pobres.

En un reporte sobre precios de vacunas antes de una conferencia internacional de donantes que se realizará en Berlín a fin de mes, MSF criticó a las grandes farmacéuticas y dijo que el costo de vacunar a un niño en los países más pobres del mundo es ahora 68 veces más alto que en el 2001.

Los precios "astronómicos" significan que muchos países no pueden comprar nuevas vacunas como las que protegen contra enfermedades neumocócicas, que causan la muerte de aproximadamente un millón de niños por año, según el reporte de MSF.

"Las grandes compañías farmacéuticas han aumentado los precios a donantes y países pobres de aquellas vacunas con las que ya ganan miles de millones de dólares en los países ricos", dijo Rohit Malpani, director de políticas y análisis de la campaña de MSF Acceso a medicamentos.

Respondiendo a las críticas, GSK dijo en un comunicado que apenas cubre sus costos con el precio que cobra a los países pobres por su vacuna contra el neumococo, Synflorix, que afirmó era "uno de las más complejos fabricadas".

"Muchas de nuestras vacunas disponibles son avanzadas y complejas y requieren de una inversión inicial importante para fabricar y abastecer", dijo la compañía, que añadió que recortar el precio de las vacunas contra el neumococo amenazaría la capacidad de GSK para brindarlas a largo plazo.

Pfizer también dijo que su vacuna contra el neumococo, Prevenar 13, es muy compleja. "Toma más de dos años crear una partida de Prevenar 13, con unas 500 pruebas de control de calidad (...), múltiples instalaciones y cientos de profesionales capacitados", sostuvo la farmacéutica en un comunicado.

MSF dijo en el reporte que solo las vacunas contra el neumococo representan un 45 por ciento del costo total de la vacunación completa de un niño contra 12 enfermedades. Agregó que GSK y Pfizer habían informado de más de 19,000 millones de dólares en ventas globales de vacunas antineumocócicas desde su lanzamiento.

En respuesta a los comunicados de las farmacéuticas, MSF dijo que si las compañías no pueden reducir el precio, deberían probarlo, y afirmó que el costo de producción no se ha divulgado.

"Instamos a las dos compañías a que permitan una auditoría independiente para verificar el costo de producción para que podamos asegurarnos que los países pobres y sus donantes están pagando el menor precio posible por vacunas que salvan vidas", dijo Malpani en un comunicado divulgado en la página de internet de la campaña de MSF.

La próxima semana se realizará una conferencia de donantes para la alianza global de vacunas GAVI, donde se pedirá a los Gobiernos y filántropos privados 7,500 millones de dólares para ayudar a inmunizar a cientos de millones de niños en países pobres entre el 2016 y 2020.

"Los gobiernos necesitan ejercer presión sobre las compañías para que ofrezcan mejores precios a GAVI y a los países que apoya", dijo Kate Elder, asesora de políticas de vacunas de MSF.

"Necesitamos situar la salud pública por delante de los beneficios económicos; las vacunas que salvan la vida de niños no deberían ser un gran negocio", agregó.

mac