París. Existe un clima de odio hacia los periodistas cada vez más marcado en el mundo, alerta Reporteros Sin Fronteras (RSF), en su informe anual publicado, en el que varios países latinoamericanos siguen figurando entre los más peligrosos del mundo para ejercer el oficio.

“La hostilidad frente a los medios de comunicación, alentada por ciertos dirigentes políticos, y el deseo de los regímenes autoritarios de exportar su visión del periodismo amenazan las democracias”, señaló la ONG en su Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2018.

Además de los países “autoritarios como Turquía o Egipto, que han caído en la mediafobia, al punto de acusar de terrorismo a numerosos periodistas y de encarcelar de forma arbitraria a los que no les son leales, cada vez más jefes de Estado electos democráticamente (...) ven a la prensa como un adversario”, destaca la organización con sede en París.

Así, Estados Unidos, en donde su presidente, Donald Trump, ha calificado a los reporteros de “enemigos del pueblo”, retrocedió dos posiciones en la lista de 180 países, hasta ubicarse en el puesto 45, detrás de España y Chile.

Excesos autoritarios en Venezuela

Venezuela (143º), en donde según la ONG el gobierno del presidente Nicolás Maduro “siguió distinguiéndose por sus excesos autoritarios”, registró la mayor caída del continente, perdiendo seis lugares en la lista.

“En el 2017, RSF registró un número récord de detenciones arbitrarias, de actos de violencia contra periodistas, en las manifestaciones”, refiere el informe.

Cuba, donde el “régimen castrista monopoliza casi por completo la información”, sigue siendo el país peor calificado del continente (172º). México se convirtió en el segundo país más mortífero para la prensa en el 2017, indica RSF.

Colombia, pese a la “esperanza” generada por los acuerdos de paz entre el gobierno y las FARC, sigue siendo uno de los países más peligrosos del continente para los periodistas. En cambio, RSF se congratula de los avances en Brasil y en Ecuador.

En el continente europeo, también se han multiplicado los casos de “violencia verbal” de líderes políticos contra la prensa, denuncia RSF. De los cinco países que experimentaron los mayores descensos en la clasificación, cuatro son europeos: Malta (65º, -18), República Checa (34º, -11), Serbia (76º, -10) y Eslovaquia (27º, -10).

Noruega y Corea del Norte conservan el primer y último puesto del barómetro.