Meureudu. Organizaciones humanitarias llegaron a la provincia Indonesia de Aceh, mientras el gobierno de Yakarta prometió toneladas de ayuda de emergencia y funcionarios se apuraban para determinar el alcance de los daños provocados por un terremoto que mató a más de un centenar de personas.

Las operaciones de búsqueda, con voluntarios y cerca de 1,500 rescatistas, se centraron en la localidad de Meureudu, la más afectada, en el distrito de Pidie Jaya, cerca del epicentro del sismo de magnitud 6.5 que remeció la región antes del amanecer el miércoles. Equipos de evaluación humanitaria se desplegaban por otras áreas del distrito.

El número de víctimas mortales subió a 102 personas y podría seguir aumentando, dijo el vocero de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres, Sutopo Purwo Nugroho.

Los equipos de búsqueda emplean equipos que detectan señales de celular en un radio de 100 metros para intentar encontrar atrapados mientras se retiran los escombros, explicó. Más de 600 personas resultaron heridas, según la oficina local de la agencia.

La ayuda humanitaria comienza a llegar.