El huracán Lane empapó la Isla Grande de Hawái arrojando 30 centímetros de lluvia en 12 horas, mientras los residentes apilaban suministros básicos y trataban de protegerse del azote del primer huracán en el estado desde 1992.

El Servicio Meteorológico Nacional advirtió que algunas áreas pudieran recibir hasta 76 centímetros de lluvia antes de que se vaya la tormenta. Los aguaceros se extendían a 566 kilómetros del ojo del huracán.

No se proyectaba que Lane impactara directamente en las islas, pero las autoridades advirtieron que incluso un azote menor pudiera causar daños significativos.

Se pronostica que el centro de la tormenta de categoría 4 se acerque o pase sobre porciones de las principales islas hoy por la noche o mañana por la mañana, causando olas de hasta 6 metros y un aumento de hasta 1.2 metros en el nivel del mar.

Se prevé que las condiciones de tormenta tropical, con vientos de 118 km/h (73 mph), lleguen a la Isla Grande, la más oriental de Hawái, hoy por la noche, con condiciones de huracán para el resto de la semana.

En la isla de Oahu, que está en alerta por huracán desde el miércoles en la noche, estaba previsto que los refugios abrieran hoy. Las autoridades trabajaban también para ayudar a la considerable población de indigentes, de los cuales la mayoría vive cerca de playas o arroyos que podrían desbordarse.