El muro fronterizo que plantea construir el gobierno de Donald Trump y su plan para reactivar el gasto en infraestructura en Estados Unidos serán móviles de crecimiento para la industria cementera en ese país, donde Cementos Mexicanos (Cemex) tiene una participación relevante, dijo la empresa.

Sin embargo, aclaró que específicamente en el proyecto del muro la empresa no tiene planes de participar como proveedor de materiales y no ha manifestado ningún interés en los canales abiertos por el gobierno estadounidense para las empresas con intenciones de participar en la obra.

Según el sitio web de oportunidades de negocio federal de la Administración de Servicios Generales de Estados Unidos sitio donde las empresas privadas pueden obtener información de las licitaciones públicas del gobierno estadounidense Cemex no está entre las empresas interesadas en participar como proveedor del muro, comentó Jorge Pérez, vocero de la empresa.

En una presentación ante analistas financieros en el Cemex Day , la empresa refirió que la muralla impulsada por el presidente Donald Trump, sumada a un enorme plan de infraestructura, impulsarían la demanda por cemento en Estados Unidos.

La empresa explicó el jueves, además, que en el 2017 planea reducir su deuda de poco más de 13,000 millones de dólares a entre 1,200 millones y 1,700 millones de dólares y que su plan de venta de activos alcance hasta 2,500 millones de dólares.

La empresa también espera verse beneficiada de un aumento de precios en Estados Unidos en el 2017, al tiempo que contiene sus costos y logra un mayor flujo de efectivo libre.

No obstante, como otras compañías, menciona la incertidumbre relacionada con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte con Estados Unidos y Canadá, clave para la segunda economía latinoamericana y que Trump quiere renegociar. (Con información de Reuters)